miércoles, 4 de enero de 2017

GUERRA POR LAS DROGAS



Los datos sobre lo ocurrido en Brasil, que se reproducen más abajo, ratifican lo absurdo de insistir en que bastaría con despenalizar el consumo de drogas para terminar con este verdadero flagelo contemporáneo. Da la casualidad de que en los pocos países donde se ha liberalizado el consumo, no existen bandas peligrosas como en el país vecino y en el nuestro.
Nunca se ha propuesto legalizar la producción y comercio de las drogas, por lo que seguirán existiendo narcotraficantes, aunque esté legalizado el consumo. De modo que continuarán produciéndose enfrentamientos violentos entre bandas rivales, como ocurre en Rosario. Por eso, aunque se declame el fin de la estrategia de guerra contra las drogas, se mantendrá la guerra por las drogas.
-----------------------------



Motín en una cárcel de Brasil

Clarín, 4-1-17

Un total de 56 muertos en una cárcel, degollados, descuartizados y carbonizados, son un número suficiente como para conmover a Brasil, sus alrededores e incluso el mundo. Al punto que la propia ONU reaccionó: le pidió al languidecido gobierno de Michel Temer que investigue “con urgencia” y en forma “imparcial” la masacre del penal Anísio Jobim en Amazonas ocurrida entre el domingo y el lunes último.
...................
Los medios brasileños indicaron que tanto el gobierno federal como el del estado de Amazonas insisten en una versión de los acontecimientos que los eximiría de culpa y cargo. Es la que adjudica las causas de la violencia carcelaria en los estados provinciales del norte del país a la guerra entre grupos mafiosos. 

De hecho, esos conflictos entre bandas traficantes explica una parte de este nuevo asesinato en masa. Esta vez fue la gavilla dominante en la región, Familia del Norte (FDN) la que actuó para “librarse” de competidores del Primer Comando de la Capital, que compartían la prisión. 

“Es una cuestión de hegemonía” indicaron especialistas a la prensa local. Advierten que se trata de librar la batalla por el tráfico de drogas en un área más que sensible. Amazonas fue, y es, la zona por donde ingresa la cocaína que procede de Colombia y de Perú. Y al parecer esta FDN logró, en base a su inmejorable ubicación geográfica, convertirse en puente para la exportación del producto hacia el resto del mundo.

.................

EDAD DE IMPUTABILIDAD



Ha comenzado un nuevo debate, con motivo del anuncio del Gobierno nacional de promover disminuir la edad de imputabilidad penal de 16 a 14 años:

www.foroazulyblanco.blogspot.com.ar/2017/01/la-imputabilidad.html

Uno de los argumentos más comunes, es afirmar la presunta ineficacia de la medida, para disminuir la cantidad de delitos cometidos por menores:

¿Traer el tema de nuevo a debate significa redescubrir una receta eficaz para combatir al delito? No es lo que pasa en los países latinoamericanos que avanzaron sobre el tema. Venezuela, El Salvador, México y Honduras fijaron la edad de imputabilidad en los 12 años y el delito ni se enteró. Allí están las tasas de homicidio más altas del mundo. (Clarín, 4-1-17)

Es necesario, entonces, recordar que la pena persigue varios fines, además de la ejemplaridad, que intenta disuadir a otros que quisieran imitar al delincuente. 
Toda pena se fundamenta en el libre albedrío humano, es decir, en el hecho de que las personas, en general, tienen el gobierno de sus actos y la capacidad de conducirse rectamente, así como la capacidad de apartarse voluntariamente del bien. Toda pena es consecuencia de un delito.

Con el hecho delictivo, el autor se convierte en merecedor de la pena, sin ella resultarían igualmente tratados aquellos que respetan el orden jurídico y aquellos que lo vulneran. Por ello, uno de los fines de la pena es el retributivo, que reafirma el orden de justicia.
La paz social, es otro fin: si los delitos no fuesen sancionados por la autoridad pública, aumentaría el riesgo de la venganza privada.
La tranquilidad social, se genera con el sentimiento de protección de las personas, al comprobar que se aplica una pena a los delincuentes.


[Fuente: Camilo Tale. Compendio de Derecho Natural; Córdoba, 1991]




sábado, 17 de diciembre de 2016

A MODO DE SALUDO NAVIDEÑO




NAVIDAD GAUCHA EN TRES PALABRAS


Dijo por primera vez:
¡Mama!

(como todos los gurises gauchitos)

Dijo por primera vez:
¡Tata!

(como todos los gurises gauchitos)

Una Virgen Inmaculada y
Dios Padre  le respondieron:

¡m’Hijo!




Gloria Martínez


viernes, 16 de diciembre de 2016

MARIO MAYOCHI: INTELECTUAL EMINENTE





http://www.aica.org/images/26549.jpg?t=1481902664

 Aica, 16-12-16

En la madrugada de este viernes 16 de diciembre, falleció en la ciudad de Buenos Aires, a la edad de 88 años, el eminente historiador y periodista Enrique Mario Mayochi. El profesor Mayochi, nació en Buenos el 29 de junio de 1928 y desarrolló una prolífica actividad docente, periodística y literaria. Trabajó durante 35 años en el diario La Nación, donde llegó a ocupar el cargo de prosecretario de Redacción. 

Un católico cabal que dio siempre testimonio de su fe y servicio a la Iglesia, desde sus años como dirigente de la Acción Católica, como presidente la Junta de Historia Eclesiástica Argentina y del Club Gente de Prensa y en tantos otros ámbitos que se enriquecieron con su erudición e hidalguía. 

Las exequias del profesor Mayochi serán el sábado 17 de diciembre a las 11 en el Parque Memorial, en Pilar, provincia de Buenos Aires. La redacción de Aica le rinde homenaje y despide a un amigo. 

Prof. Enrique M. Mayochi 
Nació en Buenos Aires el 29 de junio de 1928 y pasó su infancia y adolescencia en Palermo, donde cursó sus estudios primarios. Posteriormente ingresó al Colegio Mariano Acosta, donde obtuvo el diploma de maestro normal nacional. Luego se graduó como profesor en Letras e Historia y en el ámbito universitario con el título de procurador. 

Su primera actividad docente la ejerció en una escuela primaria del barrio de Chacarita. Tiempo después pasó a la enseñanza secundaria en la Escuela de Comercio Nº 8 Patricias Argentinas. Allí Mayochi fue profesor y más tarde, por concurso, accedió al cargo de director de la escuela comercial. En ese centro educacional permaneció por espacio de 18 años. Al mismo tiempo desarrolló actividades educativas en el curso preparatorio de la Universidad Católica Argentina, como profesor de Historia Argentina, tarea que asimismo desempeñó en el colegio Guadalupe de Buenos Aires. 

Miembro de número de las Academias Nacional de Periodismo, de Historia de la Ciudad de Buenos Aires (que contribuyó a fundar y presidió), Sanmartiniana, de Ciencias y Artes de San Isidro (provincia de Buenos Aires), de la Junta de Historia Eclesiástica Argentina (que presidió y cuya revista Archivum dirigió); de los institutos nacionales Belgraniano, Browniano y Argentino de Estudios Artiguistas. 

Fue cofundador y presidente de la Junta de Estudios Históricos del barrio porteño de Belgrano. 

Autor de numerosos libros y artículos, entre otros Presencia de José Hernández en el periodismo argentino, El Libertador San Martín, Los congresistas de Tucumán, El barrio de Belgrano (1855-1998), y Manuel Dorrego legislador federal. Publicó sendas monografías sobre El periodismo de la Revolución de Mayo, El periodismo del Centenario de 1910, Pellegrini periodista y El periodismo en la presidencia de Alvear. 

Entre otras distinciones recibió los premios Carlos Saavedra Lamas, de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales, y República Argentina, de la Academia Nacional de la Historia; Congreso de Tucumán de la Comisión Nacional del Sesquicentenario de la Independencia; Historiador Porteño 1996; Laurel de Plata a la personalidad del año 1999, del Rotary Club de Buenos Aires, y Manuel Belgrano 1992 a la Ética y Consagración del Periodismo.+
-------------


lunes, 14 de noviembre de 2016

SINGAPUR: ¿MODELO DE PAÍS A IMITAR?


El artículo de Vargas Llosa publicado hoy -que se reproduce más abajo-, me recordó los comentarios que expresé el año pasado a unos amigos, que manifestaban la misma admiración por el grado de desarrollo económico y social logrado por Singapur:

*Destacar el nivel de vida logrado y la calidad de la educación brindada en dicho país, es positivo.

*Cabe señalar que la educación primaria es obligatoria, en escuelas estatales, a su vez administradas por el Partido Acción del Pueblo (oficialista).

* Los habitantes practican diversas religiones:  budistas, taoistas, musulmanes y cristianos.

*El 42 % de los habitantes son extranjeros.

*Estos dos parámetros permiten deducir que es un país sin identidad nacional.

*Lee Kuan Yeu, gobernó -directamente, o desde un cargo de asesor- entre 1959 y 2004 (45 años), desde entonces lo sucede el hijo, Lee Hsien Loong.

*El régimen político ha sido considerado autoritario, por la limitación de las libertades civiles y de expresión, y la frecuente violación de derechos humanos.

En resumen, no creo que se trate de un modelo institucional a recomendar. 
-----------------------------


Singapur, el paraíso del capitalismo

Mario Vargas Llosa
La Nación, 14 DE NOVIEMBRE DE 2016

 El viajero chino que por primera vez dejó un testimonio escrito sobre esta isla en el siglo XIV la llamó "La isla de los leones" (Singapura), pero se equivocó de animal, porque aquí nunca hubo leones, sólo tigres, y en gran cantidad; hasta muy avanzado el siglo XIX estas fieras se comían a los campesinos que se extraviaban en sus selvas.
Aquel primitivismo quedó ya muy atrás y ahora Singapur es uno de los países más prósperos, limpios, avanzados y seguros del mundo y el primero que, en un plazo relativamente corto, consiguió acabar con dos de los peores flagelos de la humanidad: la pobreza y el desempleo. En los seis días que acabo de pasar aquí, a todas las personas con las que estuve les pedí que me llevaran a ver el barrio más pobre de esta ciudad-Estado. Y aquella maravilla, que he visto con mis propios ojos, es verdad: aquí no hay miseria, ni hacinamiento ni chabolas, y sí, en cambio, un sistema de salud, una educación y oportunidades de trabajo al alcance de todo el mundo, así como una inmigración controlada que beneficia por igual al país y a los extranjeros que vienen a trabajar en él.

Singapur ha demostrado, contra todas las teorías de sociólogos y economistas, que razas, religiones, tradiciones y lenguas distintas en vez de dificultar la coexistencia social y ser un obstáculo para el desarrollo, pueden vivir perfectamente en paz, colaborando entre ellas, y disfrutando por igual del progreso sin renunciar a sus creencias y costumbres. Aunque la gran mayoría de la población es de origen chino (un 75%), los malayos y los indios (tamiles, sobre todo), así como los euroasiáticos cristianos, conviven sin problemas con aquellos en un clima de tolerancia y comprensión recíprocas, lo que, sin duda, ha contribuido en gran parte a que este pequeño país haya ido quemando etapas desde su independencia, en 1965, hasta convertirse en el gigante que es ahora.

Este extraordinario logro se debe en gran parte a Lee Kuan Yew, que fue primer ministro durante 31 años (de 1959 a 1990) y cuya muerte, el año pasado, convocó a buena parte de la isla en un homenaje multitudinario. Las ideas e iniciativas de este dirigente educado en Inglaterra, en la Universidad de Cambridge, siguen orientando la vida del país -un hijo suyo es el actual primer ministro- e incluso sus más severos críticos reconocen que su energía y su inteligencia fueron decisivas para la notable modernización de esta sociedad. El sistema que creó era autoritario, aunque conservara la apariencia de una democracia, pero, a diferencia de otras dictaduras, ni el autócrata ni sus colaboradores aprovecharon el poder para enriquecerse, y el poder judicial parece haber funcionado todos estos años de manera independiente, penalizando severamente los casos -nada frecuentes- de corrupción que llegaban a sus manos. 

El partido de Lee Kuan Yew ganaba todas las elecciones sin necesidad de hacer trampas y siempre permitía que una pequeña y decorativa oposición figurase en el Parlamento, costumbre que sigue vigente pues los parlamentarios de la oposición en la actualidad son sólo cinco. La prensa es a medias libre, lo que significa que puede hacer críticas a las políticas del régimen, pero no defender ideologías revolucionaras, y hay leyes muy estrictas que prohíben todo lo que sea ofensivo para las creencias, costumbres y tradiciones de las cuatro culturas y religiones que conforman Singapur. Al igual que en Londres, hay un Speaker's Corner en un parque adonde se pueden convocar mitines y pronunciar discursos contra el gobierno con la única condición de que quienes lo hagan sean ciudadanos del país.

El milagro singapurense no hubiera sido posible sin dos medidas esenciales que Lee Kuan Yew, que en sus primeros años de vida política se proclamaba socialista, aunque adversario de los comunistas, puso en práctica desde que asumió el poder: una educación pública de altísimo nivel, a la que durante muchos años se consagró la tercera parte del presupuesto nacional, y una política habitacional que permitió a la inmensa mayoría de la población ser propietaria de la casa donde vivía. Asimismo, se empeñó en pagar elevados salarios a los funcionarios públicos para desalentar la corrupción en la administración pública y atraer al servicio del Estado y a la vida política a los jóvenes más capaces y mejor preparados.
Es verdad que Singapur tuvo siempre un puerto abierto al resto del mundo que estimuló el comercio internacional, pero el gran desarrollo económico que ha alcanzado no se debió a su privilegiada posición geográfica, sino, principalmente, a la política de apertura económica y de incentivos a la inversión extranjera. Mientras, siguiendo las nefastas políticas de la Cepal de entonces, los países del Tercer Mundo "defendían" sus economías de las transnacionales a las que mantenían a distancia y propiciaban un desarrollo para adentro, Singapur se abría al mundo y atraía a las grandes empresas ofreciéndoles una economía abierta de par en par, un sistema bancario y financiero eficiente y moderno, y una administración pública tecnificada y sin corruptelas.

Eso ha convertido a la ciudad-estado en "el paraíso del capitalismo", un título del que sus ciudadanos no parecen avergonzarse para nada. La primera vez que vine aquí, en 1978, me quedé maravillado al ver que en este rinconcito del Asia había una avenida como Orchard Street con tantas tiendas elegantes como las de la Quinta Avenida de Nueva York, el Faubourg Saint-Honoré de París o el Mayfair de Londres. El presidente de la Cámara de Comercio británico-singapurense, que estaba conmigo, me dijo: "Cuando yo era niño, esta avenida que lo sorprende tanto estaba llena de cabañas erigidas sobre pilotes y llena de fango y cocodrilos".
No todo es envidiable en Singapur, desde luego, aunque sí lo son, por supuesto, su sistema de salud, al alcance de todo el mundo, y sus colegios y universidades modélicos a los que tienen acceso los singapurenses más humildes gracias a un sistema de becas y de préstamos muy extendido. Pero es lamentable que exista todavía la pena de muerte y la bárbara sentencia del cane (o latigazos) para los ladrones. Creyendo mitigar esta barbarie, alguien me explicó que "sólo se infligían veinticuatro latigazos como máximo". Yo le contesté que, impartidos por un verdugo bien entrenado, veinticuatro latigazos bastaban para matar en el horror de la tortura a un ser humano.


¿Se hubiera podido conseguir la formidable transformación de Singapur sin el autoritarismo, respetando rigurosamente los usos de la democracia? Yo estoy absolutamente convencido de que sí, a condición de que haya una mayoría del electorado que lo crea también y dé su respaldo a un plan de gobierno que pida un mandato claro para las reformas que hizo en su país Lee Kuan Yew. Porque, probablemente por primera vez en la historia, en nuestra época la prosperidad o la pobreza de un país no están determinadas por la geografía, ni la fuerza, sino de las políticas que sigan los gobiernos. 

Mientras tantos países del mundo subdesarrollado, enajenados por el populismo, elegían lo peor, esta pequeña islita del Asia optó por la opción contraria y hoy en ella nadie se muere de hambre, ni está en el paro forzoso, ni se ve impedido de recibir ayuda médica si la necesita, casi todos son dueños de la casa donde viven y, no importa a cuánto asciendan los ingresos de su familia, cualquiera que se esfuerce puede recibir una formación profesional y técnica del más alto nivel. Vale la pena que los países pobres y atrasados tengan en cuenta esta lección.

jueves, 3 de noviembre de 2016

CONFERENCIA



Invitado  por la  Agrupación Lacebrón Guzmán, Mario Meneghini intervendrá en una charla debate sobre “La Política, Cenicienta del Espíritu”.

Se llevará a cabo el día sábado 12 de noviembre, a las 18.00 hs, en el Gran Hotel Victoria, 25 de mayo 240, Ciudad de Córdoba. Entrada libre y gratuita.