miércoles, 17 de junio de 2015

PROFESOR SCHELLNHUBER


Confesamos no entender la elección de este científico como consultor del Vaticano, dados sus antecedentes.

Ciudad del Vaticano, 17 de junio 2015 (Vis).-

El Santo Padre ha nombrado al profesor Hans Joachim Schellnhuber como Miembro Ordinario de la Pontificia Academia de las Ciencias. El nuevo miembro es Profesor de Física Teórica en la Universidad de Postdam y Director del Institute for Climate Impact de Postdam (Alemania).




Además el profesor John Schellnhuber ha sido elegido como ponente durante la publicación de un documento papal sobre el cambio climático que se producirá en breve.

Schellnhuber es conocido por haber declarado previamente que el planeta sufre una sobrepoblación de por lo menos seis mil millones de personas.

En un artículo de 2009 publicado en el New York Times, Schnellnhuber, asesor de Angela Merkel, y profesor en Oxford, dijo sobre el calentamiento global que: “De forma cínica, es un triunfo para la ciencia porque al fin nos ha permitido concluir las estimaciones de la capacidad de carga del planeta, que deben estar por debajo de los 1.000 millones de personas”.

“La encíclica sobre el cambio climático, tiene previsto su lanzamiento el 18 de junio en la Ciudad del Vaticano”, informa Breitbart.com. “Tal vez con la excepción de la encíclica de 1968 sobre la anticoncepción, ningún documento del Vaticano ha sido bienvenido con tanta anticipación”
Es muy significativo que el Vaticano se alinee ideológicamente con personas como el profesor Schellnhuber.

Cabe destacar que Schellnhuber lleva tiempo fantaseando con la creación de una “Corte Planetaria” guiada por una nueva “Constitución de la Tierra”, que ejerza un poder sobre todas las naciones y gobiernos del planeta.
Schellnhuber defiende la creación de un gobierno mundial con grandes poderes, centrado en la lucha contra el cambio climatico, que gobernaría el planeta, estableciendo prácticamente una “dictadura científica” de facto.

Tal y como Schellnhuber afirma:
“Permítanme concluir esta breve contribución con un sueño acerca de esas instituciones clave que podrían lograr una sofisticada (y por lo tanto más apropiada) versión de la noción convencional de “gobierno mundial”.
La democracia global podría organizarse en torno a tres actividades principales:
(i) una Constitución de la Tierra
(ii) un Consejo Mundial
(iii) un Tribunal Planetario.

No puedo hablar de estas instituciones en detalle aquí, pero me gustaría indicar, al menos, lo siguiente:
·La Constitución de la Tierra trascendería la Carta de la ONU e identificaría aquellos primeros principios rectores de la humanidad en su búsqueda de la libertad, la dignidad, la seguridad y la sostenibilidad.
·El Consejo Mundial sería una asamblea de individuos elegidos directamente por todos los habitantes de la Tierra, donde la elegibilidad no debería ser limitada por cuotas geográficas, religiosas o culturales
·El Tribunal Planetario sería un cuerpo legal transnacional abierta a apelaciones de todo el mundo, especialmente con respecto a violaciones de la Constitución de la Tierra.

Schellnhuber, en otras palabras, cree que la creación de un gobierno mundial puede generar “libertad” para la humanidad dictándole lo que debe hacer a través de una Corte Planetaria guiada por una Constitución de la Tierra.
Obviamente, Schellnhuber olvida mencionar que haría falta un “ejército de la tierra” y una “policia de la tierra” que obligara a todo el planeta a cumplir estos dictados.
No olvidemos que Schellnhuber es alguien que cree firmemente que sobran 6.000 millones de personas en este planeta, por lo que los dictados de esta corte planetaria que tanto defiende, podrían determinar que “sobra gente y que algo se debería hacer para reducir la población y salvar al planeta de la destrucción”.

Fuentes:


  
www.elrobotpescador.com , 15-6-15 (El Vaticano y los planes de despoblación mundial)